Japón 2008

DSC02030

Acabaron Los Juegos de Pekín y como quedaba excedencia del trabajo me marche hacia Japón. Allí decidí no volver a Madrid, quedarme en China fue la opción. 

La vuelta de Milana desde Kobe fue en barco. El mismo barco donde viajo hacía un mes hacia Japón y donde las reglas habían  cambiado, las bicis ya no viajan en una habitación, solas ,sino en un contenedor durante las 50 horas que dura el viaje.

Mosquitos, luces, mosquitos, gente, mosquitos, lluvia, humedad, mosquitos, ríos, riachuelos, mosquitos, coches, motos, camiones todos nuevos y relucientes……más gente……donde hacerse un bocadillo es prácticamente imposible, donde no ya el precio del pan sino del queso, jamón, son prohibitivos…de la fruta, plátanos, manzanas, naranjas, ni hablamos, son objetos de lujo…lo bueno, en los supermercados los platos combinados del día bajan su precio el 50 por ciento a partir de las 7 de la tarde…

En Osaka pude ver el Open de tenis en silla de ruedas,

No había visto nunca partidos enteros en esta modalidad y es realmente emocionante ver el esfuerzo y dedicación que poseen estas personas, no solo su comportamiento cuando ganan sino sobre todo su manera de comportarse cuando pierden un punto, saludan al rival, le felicitan por el punto y se ríen de sus fallos, impensable en el tenis normal.

Seguimos con los mosquitos, viviendas de 17 m, mosquitos, parking de 3 pisos, donde los coches los coloca una grúa…mosquitos..

En la torre de Osaka, un día que la lluvia dio un respiro, pude disfrutar de una agradable tarde junto a un grupo de turistas europeos… mosquitos,colinas, mosquitos……7_eleven, mosquitos, lawson, mosquitos, ministop, nukus, mosquitos, bosques de bambú, la casa de los mosquitos…

Recorrí el sur, la isla de Shikoku, Hiroshima, Shimane, Tottori, Nara, Osaka, Kobe,…son despobladas dicen! un pueblo se une a otro y no se sabe cuando acaba uno y empieza el otro, donde no deja de haber casas a ambos de la carretera en ningún momento, me alegro de no haber llegado al norte donde las carreteras están atestadas de vehículos, debe ser infernal Tokyo en bici.

La ruta me llevo desde Kobe hacia el sur, hacia las islitas cercanas a Iwojima, saltando de ferry en ferry. Después por el lado norte del país.

Hiroshima me impacto. Durante el trayecto en barco desde Tianjin  conocí a un señor que en ningún momento dudo en invitarme a su casa, con el su familia pase dos días, el primero fuimos al museo de la Bomba Atómica, no logre superar la prueba y salí llorando del lugar, atroz lo que paso. El segundo día fuimos a un partido de beísbol, deporte nacional y que yo no sabia que duraba mas de cinco horas. No conseguí entender las reglas del todo pero estuvo muy bien aquella tarde.

Kyoto y Nara. No visite el norte del país, por lo tanto me quede sin ver la puesta de sol en el Monte Fuji además de las peleas de Sumo porque la temporada comienza en enero y entonces no había combates. Conocí los baños públicos japos,…una fabulosa experiencia….y lo mejor de todo la seguridad ciudadana, ningún problema en ninguna de las ciudades que he visitado, las persona entran en los supermercados dejando el coche en marcha con el aire acondicionado, las bicis nadie se preocupa de atarlas

Los mosquitos de verdad que me sacaban de los nervios, era anochecer e imposible pedalear, no quedaba otra que montar la tienda lo mas rápido posible y esperar el amanecer.

Fueron 1500 km rodados

volvi a Pekín, donde me deje olvidado la guia de Japón y el antimosquitos. Dando por seguro que en el futuro volveré a este país.

Deja un comentario