6 días alrededor de Pekín 2010

IMGP0479

Saliendo de Beijing hacia el este por Chaoyang Bei Lu. Unos 60 kms y luego hacia el sur, hacia Tianjin y vuelta. En total unos 400 kms más o menos.

Siempre intentando encontrar carreteras secundarias o caminos.

Una ruta para probar las alforjas delanteras, era mi primera vez que llevaba peso en la rueda delantera y como mejorar la distribución de peso, conducción,…..

Tambien fue la primera vez que he dormido en una casa en construcción alicatada.

Iniciamos el viaje a las 12 de la mañana, para que madrugar! y después de la parada para comer, empezó el cielo a ponerse gris que junto los relámpagos aconsejaba buscar un lugar con techo para dormir. de todas las casas en construcción que he utilizado para dormir, esta que encontramos ha sido sin duda la mejor. Estaba alicatada hasta el techo y con grifo. Aquí sufrí un ataque repentino de estomago, allí en medio de la noche y lloviendo, con el papel higiénico en la mano, en pelotas y solo llevando los zapatos no pude recorrer mas de cinco pasos antes que lo que había podrido en mi cuerpo saliera disparado. Vuelta al saco y risas mientras me secaba la cabeza.88 km.

El segundo día, con el chubasquero colocado durante toda la mañana, hicimos paradas en restaurantes de carretera para desayunar y comer. Lo mejor practicar chino con ese acento característico de las afueras de Beijing. En estos parajes el nivel del volumen al hablar aumenta considerablemente y aunque parezca que están cabreados no es así. Después de preguntar varias veces, rodear la casa, volver a preguntar y parar a tomar un te encontramos un antiguo hotel de carretera. Por 20 kuais, cama y ducha. El baño para aguas menores enfrente de la puerta y aguas mayores detrás de la casa, en el huerto junto al río. Esas fueron las premisas del señor del hotel. Habitación para 6 aunque éramos mas de 300. 2 humanos y 298 mosquitos. La ducha , con agua caliente a 20 metros de la habitación, distancia recorrida en gayumbos, en mas o menos un segundo. Casas alineadas de ladrillos, todas iguales. Con un patio interior donde salen todas las habitaciones y la letrina en un rincón. Aqui la gente vive del maíz. Todo maíz. Lo secan y lo machacan para hacer noodles. más o menos 90 km.

Tercer dia, 110 kms. Para después de no ver el mar, que era el objetivo del viaje, llegar a una ciudad industrial china. Todas las ciudades son iguales, diseñadas bajo el mismo patrón. Fabrica en medio donde trabajan todos, parque inmenso, carril bici inmenso, caos total de circulación y mucha suciedad. El habitante de estas ciudades no sabe lo que es una papelera y lo demuestra en cuanto puede. Mas cerca del mar plantaciones de algodón, uvas y ganado.

Aquí hubo hotel. 130 kuais. con ducha caliente. Para encontrarlo visitas a varios de ellos. Habíamos olvidado que en las ciudades chinas el acceso de los extranjeros a los hoteles esta vetado y tan solo algunos de ellos tiene licencia para recibir ¨laowae¨ , que es como los chinos llaman a los extranjeros. En el hotel nos dicen que no pueden y el señor se ofrece a acompañarnos a la policía para consultar si le dejan hospedarnos, le dicen que no y el mismo nos acompaña al hotel guiri. Allí mi compañero (5 años en China y todavía no sabe que tenemos que salir con el pasaporte) no tiene pasaporte, tiene que ir a registrar a la policía si quiere tener acceso al paraíso,a la habitación con ducha y tele. Se va a registrase con el señor de nuevo a la policía y yo me quedo en un sillón. La policía le dice que no puede registrarse , al final volvemos al hotel señor y allí pasamos la noche. El check-in fue tan solo coger mi pasaporte y hojearlo. El objetivo era coger hotel para ver el fútbol. Después de 2 horas para conseguirlo la tele no esta sintonizada y dormimos como bebes.

Todo fabricas, piscifactorias y sin huella de lo que en España entendemos por playa. Camiones y polvo como compañeros de viaje.

4 Dia, por caminos. Huyendo de los camiones. Visitar lugares por donde nunca ha pasado un blanco y seguramente pase tiempo hasta que  volver a pasar otro. Sencillamente alucinante. Paisaje de media montaña, hospitalidad y sonrisas. A eso de las 6, de noche cerrada preguntamos en una casa donde había un restaurante, o algo parecido a un hotel. Una hora después estábamos en una mesa de 12 personas con comida para 50. Vino blanco chino con cerveza, vino blanco chino con coca-cola, vino blanco chino solo, cerveza con coca-cola…. fui lo que bebió el que estaba sentado a mi lado durante la cena. Por suerte para mi no bebo y con eso se difumina la idea del brindis continuo durante la cena. La gente en algunos lugares no come, solo bebe. Con este señor del brindis, en su moto sin luces , por un camino sin luces fui hasta la tienda, el compro tabaco en una peluquería. Nos dejaron una habitación para dormir.

El quinto día, empezó temprano, habíamos quedado con el borracho para visitar un templo a las 7. No vino, claro! Seguimos rodando por caminos. Alucinante, la meta fue un lago donde comimos y el hotel de carretera donde por 15 kuais tiene cama, ducha y ruido.

Decidimos salirnos de la carretera, entre pueblecitos y charcos disfrutamos mas que nunca el conocer ese lado tan poco conocido chino.

China no tiene miseria, todos tiene comida, techo agua y luz, no tiene hambre. El único sueño de las personas es emigrar a la gran ciudad, al paraíso de las posibilidades y de las oportunidades.

En estos lugares desde muy pequeños hasta muy mayores se trabaja en el campo. Y en ese trabajo no se puede faltar ningún día porque sino todo se viene abajo.

Deja un comentario